logo2

Cuenta una antigua leyenda oriental, que el único animal que al nacer camina en cuatro patas, al crecer en dos y al término de su vida en tres, es el Hombre.
Ese caminar no es más que “El Hombre y su circunstancia” como nos indica Ortega & Gaset. Cuando esa circunstancia nos lleva a la entrega máxima que es dar la vida por los demás, cobra ribetes de martirologio.

Es por ello que siempre llevamos en nuestros cuerpos, las marcas del destino y la vida; cubiertas por la cotona del Bombero Voluntario bajo el casco de la pureza del trabajo, entregando todo sin esperar nada.

Esa fue la vida de estos cuatro hombres de bien, obreros de paz que construyeron junto a los Padres Fundadores, el camino a seguir para que al ocaso de nuestra vida digamos con orgullo: “ Soy Bombero, Bombero de Ñuñoa”.

   

85° ANIVERSARIO

 logofotos85

HAZTE SOCIO

 haztesocio85

CENTRAL ONLINE

REDES SOCIALES

FacebookTwitter

LINKS DE INTERÉS

bannerescritoriovirtual